Texto
Texto
Texto
Texto
« »

Un poco de historia

Según la leyenda, el té fue descubierto en el año 2337 A.C. por un emperador chino, cuando por accidente unas hojas de té cayeron adentro de un recipiente de agua hervida.

Shen Nong tomaba la precaución de hervir el agua antes de beberla y al ver el color que había adquirido la infusión, quiso probarla, encontrándola muy refrescante.

Ese día y por azar, nació el té.

El consumo de té impregnó la cultura china alcanzando a todos los estratos de la sociedad.

En el 800 D.C., Lu Yu escribió un código en el que clasificaba todos los métodos para el cultivo y la preparación del té y a la vez transmitía los conocimientos que había adquirido de la filosofía Budista Zen. El arte de la preparación del té y la meditación religiosa estuvieron desde un principio relacionados en la antigua China en el Japón.

El primer europeo que escribe acerca del té fue el padre Jesuita portugués Gaspar de Cruz, en 1560.

Portugal, con sus avanzados navíos fue el primer país europeo en comerciar con China e introducir en té vía Lisboa. Holanda, luego, lo distribuye en el continente.

Seguir leyendo...


Consejos para hacer el mejor té

Lo ideal es calentar bien la tetera antes de comenzar el ritual. Después colocaremos una cucharada de té en hebras por persona, más una extra para la tetera, luego verteremos el agua con el primer hervor y dejaremos reposar tres minutos, para posteriormente servir.

Si el té viene suministrado en saquitos, las tazas son las que se deben calentar un poco antes de comenzar el ritual. Se recomienda colocar un saquito en cada taza y luego el agua con el primer hervor, luego dejaremos reposar tres minutos y serviremos.

Con respecto a la elección del agua, se recomienda utilizar la más saludable y, por tanto, libre de impurezas, cal u otros elementos que distorsionen el sabor de la infusión. Otro consejo es no lavar nunca la tetera con detergentes, bastando con enjuagarla con agua corriente y dejándola secar al aire libre, sin tapar.


Los tipos de té y sus beneficios para la salud

Todos los tipos de té provienen de la misma planta (Camellia Sinensis) y su variedad se origina en la región donde crece, como por ejemplo la India (el principal productor o Ceylán (Sri Lanka, el más famoso)

Una variedad de té chino es el Lapsang Souchong, fuerte y negro. El Darjeeling, de gran calidad, proviene del Himalaya.

El tipo de hoja determina una primera clasificación genérica del té: Orange Pekoe (hoja grande), Pekoe (hoja mediana), y Fanning (hoja chica).

Hay tres tipos básicos de té según su procesamiento: negro, verde y oolong.

Seguir leyendo...